Estandarte Medieval

El estandarte medieval era una pieza de tela esencial para mantener la unidad militar. Aunque no solamente tenía que representar a un ejército. Podíamos tener banderines que representaran ciudades, gremios o escuelas. Al mismo tiempo, podían representar una ideología.

Los estandartes medievales fueron usados por multitud de pueblos como los griegos, persas, egipcios, babilonios, hunos, celtas… y naturalmente Hispania.

Estandartes de la Edad Media

Estandartes Medievales de Juego de Tronos

Forma del Estandarte Medieval

En cuanto a su forma, lo habitual es que fueran rectangulares. Pero, también los había cuadrados, en romboide, o en forma de flechas rectangulares y algunas más variaciones. Sujetas a un mástil, lo más importante era su distintivo, y sobre todo que fuera visible.

También eran habituales los bordados en el borde de los banderines para realzar el escudo y los colores que componían dicho banderín o estandarte medieval.

¿Quién era el portador del Estandarte Medieval?

Los principales portadores de estos estandartes o banderas del ejército eran los caballeros medievales a lomos de sus caballos. Y en concreto, tenemos que prestar especial atención al alférez medieval. A fin de cuentas, alférez en árabe significa caballero por lo que tiene todo el sentido, ¿no crees?

Más allá de ser un símbolo dentro de combate, un estandarte medieval servía como instrumento de comunicación entre el alférez y la unidad para ordenar y organizar a las tropas en batalla.

Podríamos decir que el alférez era el director de la orquesta en batalla y su estandarte medieval hacía las veces de batuta por lo que esta histórica pieza de tela era más importante de lo que pudiera parecer a priori.