Pluma Medieval

Ante tus ojos te presentamos la colección de plumas medievales de calidad para que escribas aquellas palabras tan importantes que sabemos que tienes escondidas en tu interior.

La pluma fue la herramienta de caligrafía medieval más utilizada durante más de mil años. Pero una pluma medieval fue más que una herramienta de escritura, fue la forma de plasmar en texto las vivencias para las futuras generaciones como nosotros.

Pluma de ave para escribir

Las plumas de ave se caracterizaban por su flexibilidad, las mejores eran confeccionadas con plumas de ganso o de cisne, pero también con posterioridad se usarían las plumas de pavo.

¡Plumas de ave!

Historia de la pluma

Nos tenemos que remontar hasta el siglo VI, cuando el teólogo español San Isidoro de Sevilla menciona en sus escritos a la pluma de cálamo por primera vez. A partir de aquí, se usaría de manera indispensable en la caligrafía medieval como método de difusión del cristianismo.

¿Qué es el cálamo?

Un cálamo, es la caña hueca resultante del tratamiento al que se sometían las plumas de ave y por cuyo interior se deslizaba la tinta. Para conseguir una perfecto ejemplar se debía elaborar el cálamo siguiendo un proceso de endurecimiento de la pluma usando calor para posteriormente poder cortarla en bisel.

A lo largo de la vida de la pluma medieval, el escritor se veía obligado a cortar el cálamo periódicamente con el fin de mantener la punta biselada y poder continuar escribiendo correctamente.

En la siguiente representación artística, podrás observar a un encargado de llevar la contabilidad en la Edad Media captado justamente afilando o cortando en bisel el cálamo de su pluma.

Encargado de llevar la contabilidad en la Edad Media captado afilando o cortando en bisel el cálamo de su pluma.

Te puede interesar...